Obra | Strand presente en el Estadio Provincial de Hockey – San Luis

En San Luis, la actividad por el hockey sigue creciendo gracias al empuje que ofrecen los colegios y clubes que decidieron incorporar este deporte como una de sus actividades recreativas. Tanto es así que comenzaron a jugar federativamente y no tardaron en sobresalir varias jugadores. Actualmente hay doce clubes y más de 500 deportistas registrados y seguramente ese número seguirá creciendo con el tiempo.


El complejo

Esta ubicado a 10 km, de la ciudad de San Luis, en la localidad de Juana Koslay. Inaugurado el 23 de febrero de 1991, se le dio el nombre de Ave Fénix porque resurge de las cenizas. El Estadio solo contaba con la base de la cancha principal de básquet a cielo abierto cuando se comenzó a construir.
Actualmente, el polideportivo dispone de varias canchas para la realización de diferentes disciplinas deportivas, piletas de natación, y también cuenta con un anfiteatro para espectáculos culturales y artísticos, preparado para 3.500 personas.


La obra

La estructura del estadio está emplazada en el terreno dentro del predio del Complejo Polideportivo Ave Fénix. Cuenta con un área deportiva de 1.300 m2 y otra de apoyo que se desarrolla bajo el espacio de las tribunas de 800 m2.

El piso, la clave. El césped sintético con base de agua es el mejor y más seguro. Los campos de hockey se mantienen cubiertos por una capa de agua. Antes de su uso, su riego se lleva a cabo mediante aspersores o chorros de agua. La capa de agua cuenta con LSR (resistencia de bajo deslizamiento) y con propiedades de absorción de choques para una excelente seguridad de los jugadores.
La superficie permanecerá suave incluso a bajas temperaturas, reduciendo así el riesgo de quemaduras por fricción. El agua también tiene un efecto refrigerante y proporciona una capa protectora entre los jugadores y el campo.

Los sistemas de hockey con base de agua cumplen con las normas de clasificación de FIH (Federación Internacional de Hockey) Global para los Juegos Olímpicos y torneos internacionales, proporcionan el mejor rendimiento, así como características de seguridad disponibles en los juegos actuales. De esta manera, el nuevo estadio podrá funcionar como sede de los próximo Juegos Panamericanos 2019.
La tribuna fija cuenta con 1120 butacas y, para ocasiones de torneos masivos, existen áreas libres en el lateral izquierdo y en ambas cabeceras para armar tribunas tubulares. También se trabajó en los accesos y la ubicación de lugares para personas con discapacidades, como lo establecen las reglamentaciones vigentes.
Con el objetivo de proteger los recursos naturales, se trabajó especialmente en el cuidado del agua. Se buscó lograr un equilibrio hidrológico que asegure el abastecimiento suficiente de agua y su recuperación, por lo que se colocó un sistema de riego con aspersores, el cual por medio de un sistema de retroalimentación va recolectando el agua una vez utilizada, previo paso por una cámara que decanta los residuos sólidos. Lo mismo sucede con el agua de lluvia, la que a través de desagües perimetrales a la cancha es llevada a estas cámaras.
Para la iluminación del proyecto de referencia, se utilizaron 78 proyectores marca STRAND, modelo L 4000 LA, equipados con lámparas de doble contacto de vapor de mercurio halogenado de 2.000 W, con un flujo luminoso de 220.000 lm, una eficiencia luminosa de 104 lm/watt y una temperatura de color 4.200 K, con índice de reproducción cromática Ra mayor a 80, dispuestos en seis torres de doce metros de altura distribuidas alrededor del predio.


Proyector STRAND L4000 LA

El proyector es de aleación de aluminio fundido según normas IRAM moldeado en una sola pieza, de construcción robusta, y su óptica, de elevado rendimiento construido en chapa de aluminio de elevada pureza y alta reflexión (reflexión total mayor a 86%) lo convierte en una solución óptima para la iluminación de grandes espacios. Posee un tratamiento superficial resistente a la intemperie de prepintado con protección anticorrosiva y base mordiente para la pintura, terminada exteriormente con pintura poliéster en polvo color negro microtexturado, horneada. Un vidrio de seguridad templado de 6 mm de espesor resistente a los cambios bruscos de temperatura se mantiene flotante entre dos burletes de goma silicona, que permiten mantener el grado de estanqueidad IP 65, independiente de las variaciones dimensionales por dilatación de la tulipa. Un marco de aleación de aluminio fundido presiona uniformemente en todo el perímetro de cierre de la tulipa, evitando tensiones mecánicas perjudiciales en el vidrio e impidiendo el contacto frío entre metal y vidrio.
Las conexiones eléctricas en el interior del proyector están realizadas con cable de cobre de 2,5 mm2 de sección con doble aislación eléctrica de silicona con fibra de vidrio capaz de resistir picos de tensión eléctrica hasta 30 kV y temperaturas hasta 200 °C. Posee prensacable de aluminio y bornera de porcelana para realizar la conexión eléctrica de alimentación.
Los conductores están protegidos adicionalmente del calor radiante de la lámpara por una canalización metálica que los protege mecánicamente y evita el movimiento de los conductores por vibraciones del proyector.
Dos filtros de material inerte permiten la circulación e intercambio gaseoso, manteniendo el grado de hermeticidad del proyector, neutralizando el particulado del aire.
Los morcetos del portalámparas y el resto de los herrajes en el interior del proyector son de acero inoxidable inalterables para las exigentes condiciones a que está sometida la lámpara. El diseño de los soportes de lámpara, permite la utilización de distintos formatos y tamaños.
Los tornillos y resortes son de acero inoxidable que aseguran una absoluta protección contra la acción de la intemperie.
La sujeción se realiza mediante una resistente brida de acero conformada oblicuamente sobre el campo de juego evitando las indeseables proyecciones de sombras sobre el mismo.
El proyector fue utilizado anteriormente, con satisfacción para la iluminación del estadio de hockey de la ciudad de Córdoba. Ha sido desarrollado para funcionar correctamente con lámparas de descarga gaseosa de mercurio halogenado tubular del tipo arco corto o largo de 1.000 y 2.000 watt, de doble terminal. Estas lámparas representan la tecnología más moderna para la iluminación deportiva, por su excelente reproducción de color y la posibilidad que ofrecen el conjunto lámpara más proyector de realizar enfoques exactos según el proyecto. Estas luminarias llevan en su interior un louver de acero inoxidable revestido con chapa de aluminio de alta reflexión, horizontal a lo largo de la lámpara, que permite un mejor aprovechamiento de la luz generada, reduce el encandilamiento de los jugadores y espectadores disminuyendo la contaminación luminosa atmosférica.


Una obra satisfactoria

Según lo solicitado, se ha efectuado el cálculo lumínico disponiendo doce proyectores por torre, organizados en cuatro filas, distanciadas 1m entre sí, con tres proyectores en cada una. En las dos torres centrales se mantiene la disposición pero se agregan seis proyectores más en cada una de ellas, favoreciendo la iluminancia vertical, que en el centro del campo de juego es superior a los 1000 lux. El nivel de iluminancia media horizontal supera los 1200 lx exigidos, y las relaciones de uniformidad (G1: 1/1.3 – y G2: 1/1.7) resultan satisfactorias para el tipo de actividad a desarrollar en dicho predio.
También fue prevista la posibilidad de contar con distintos niveles lumínicos, según lo requerido por la actividad a desarrollar en el campo de juego, permitiendo obtener un ahorro energético cuando no fuera necesario el completo encendido de la instalación.

 

Agradecemos a las autoridades de Hacienda y Obras Publicas provinciales y a la empresa constructora, Sr. Marcelo Levinston y Arquitecto Martini Marcheta por hacernos participe de esta obra.

Para mayor información, contactar al departamento técnico de Strand.

Strand S.A. | Consultas

Descargar nota en PDF

 

Sin votos aún