Luminotecnia 118 | Julio/Agosto 2013

   

Descargar archivo PDF de la revista

 

Volver al menú principal

Se viene las XI Jornadas Argentinas de Luminotecnia

Cuando por primera vez participé de las Jornadas de Luminotecnia, las cuartas realizadas en 1980 en Tucumán, el lema era “Más luz con menos energía”. Recuerdo que se presentó la primera lámpara fluorescente compacta, que con 20 W emitía el mismo flujo luminoso que una incandescente de 100 W. Claro, pesaba medio kilo porque tenía un balasto ferromagnético, costaba unas 25 veces más que la incandescente a la que reemplazaba, pero se pagaba con el ahorro de energía, que en ese entonces no estaba subsidiada. Aún así, su alto precio era la principal barrera para su generalización, pero como sucede con todos los productos tecnológicos exitosos, con el tiempo se hicieron accesibles para la mayoría de la gente.
Hasta donde recuerdo, la aparición de aquella lámpara fue solo el comienzo de un largo proceso de reducción de los consumos de energía y de cuidado del medioambiente, cosa que no era tan explícita en ese entonces pero que con el tiempo fue ganando lugar en la sociedad. Y así como la luz eléctrica fue el comienzo del uso práctico de la electricidad, lo que dio lugar a la tradición en el lenguaje cotidiano de considerar como sinónimos a “luz” y “electricidad”, la iluminación marcó también el camino en todas las aplicaciones de la energía, orientándolas a mantener y aún mejorar el confort del ser humano, pero sin aumentar sino más bien reduciendo el consumo de energía. Desde entonces se mejoró la eficiencia en prácticamente todas las aplicaciones de la energía en todas sus formas, a lo que se ha agregado el concepto de medir y clasificar la eficiencia mediante el etiquetado energético, que hoy abarca no solamente a las lámparas sino también a heladeras, freezers, acondicionadores de aire e incluso a los edificios.
Desde aquel año 1980 hasta ahora se organizaron otras seis Jornadas, todas con mucho entusiasmo e intensa participación, en las cuales pudimos seguir la evolución de los elementos que iluminan nuestra vida, con nuevas fuentes, equipos auxiliares eficientes e inteligentes, mejores luminarias, mayor conocimiento de la reacción humana frente a la luz, nuevas formas de cálculo y una formidable valorización del diseño, facilitado justamente por el desarrollo de nuevos productos. A esos congresos se fueron agregando luego otras reuniones, como las Luxamérica y las Conexpo, todas con importante presencia de la AADL, pero las Jornadas siguen siendo “las nuestras”.
Ahora la AADL, nuevamente desde el Centro Regional NOA, con sede en Tucumán, organiza las XI Jornadas Argentinas de Luminotecnia, que se realizarán los días 3 y 4 de octubre, bajo el lema “Nuevas tecnologías para nuevos desafíos en iluminación”. No es muy difícil suponer que, así como hace 33 años aquella lámpara hoy conocida como “de bajo consumo” marcara el comienzo de un interés de la sociedad por mantener su confort visual pero reduciendo el consumo de energía, basado esencialmente en recursos no renovables, hoy será el Led con sus enormes posibilidades creativas quien continúe con ese camino.
Desde la revista Luminotecnia invitamos a los socios de la AADL y a todos los interesados en la actividad a participar de las Jornadas.

Cordialmente,
Ing. Hugo Allegue
Coordinador editorial

Obra

Nota técnica

Nota técnica

Strand, presente en el Estadio Provincial de Hockey - San Luis
En San Luis, la actividad por el hockey sigue creciendo gracias al empuje que ofrecen los colegios y clubes que se animaron a incorporar este deporte como una de sus actividades recreativas. Tanto es así que comenzaron a jugar federativamente y no tardaron en sobresalir varias jugadoras. Actualmente hay 12 clubes y más de 500 deportistas registradas y seguramente este número seguirá creciendo con el tiempo.

Alumbrado de emergencia | Industrias Wamco
El ser humano es un ser óptico-auditivo y esto significa que toda la decodificación de su universo depende esencialmente de estos dos sentidos: visión y audición.
Para percibir debidamente el ambiente y adaptar así su comportamiento, el 90 por ciento de los datos que requiere el ser humano depende de la visión.
El alumbrado natural o el alumbrado artificial son componentes esenciales de la visión y resultan determinantes para la seguridad tanto del individuo como de la comunidad.
El alumbrado artificial, obtenido mediante la transformación de la energía eléctrica en energía radiante visible al ojo humano, es la base de nuestro estilo de vida y confort.

Metodología para caracterizar integralmente espacios de exhibición | M. S. Zamora
La conservación de los objetos que componen el patrimonio de los museos ha cobrado importancia creciente en las últimas décadas puesto que se considera a la exhibición misma como una causa de deterioro. Definir un equilibro entre la exhibición y la conservación del patrimonio requiere no solo conocer el estado conservación de los objetos sino también, de un estudio exhaustivo del ambiente. Esto implica analizar el comportamiento temporal de la temperatura, la humedad, la iluminación y la contaminación ambiental.

Obra:

Productos:

Exposición:

Empresa

Noticias: