Noticias | El sol te da alas | Festo

 

El creciente aumento de la cantidad de pasajeros exige la búsqueda de sistemas de propulsión energéticamente eficientes para aeronaves. Diversas propuestas tienen el mismo objetivo: volar utilizando fuentes energéticas renovables.

Los inicios de la aeronáutica estuvieron marcados por pioneros como Otto Lilienthal, el padre de los planeadores, Louis Blériot, el primer hombre en cruzar el Canal de la Mancha y Amalie Earhart, primera en cruzar el Atlántico. Los pioneros modernos están impulsando una nueva generación de aeronaves energéticamente eficientes.

Un peso ligero marca hitos

Dos de esos pioneros de la actualidad son el aventurero Bertrand Piccard y su compañero André Borschberg. Los dos tienen la intención de dar la vuelta al mundo en el año 2014 a bordo de su avión solar “Solar Impulse”, que funciona únicamente con energía solar. Los dos pioneros ya superaron los primeros escollos para emprender su ambiciosa empresa: en julio de 2010, Solar Impulse fue el primer avión en realizar un vuelo nocturno con energía solar. El vuelo duró, en total, 26 horas. La aeronave confirmó su eficiencia en mayo de 2011 realizando un vuelo de 630 kilómetros entre Payerne (Suiza) y Bruselas. Según Piccard, el primero en dar la vuelta al mundo en un globo aerostático en el año 1999, ese vuelo marcó un hito en la historia de la aeronáutica. Tras su vuelo alrededor del mundo en globo, decidió continuar sus proezas con Solar Impulse. La razón: poco antes de llegar a su destino tras veinte días de viaje, casi se le acabó el combustible a su nave aerostática. Está convencido que recurriendo al sol como fuente de energía ya no correrá ese riesgo.

Energía de 12.000 células solares

Piccard y Borschberg están construyendo un aeroplano apropiado para realizar el largo viaje en 2014. Sus cualidades incluso serán superiores a las del impresionante prototipo actual HB-SIA. Este aeroplano de ala alta dispone de cuatro motores eléctricos que ponen en funcionamiento dos hélices que giran entre 200 y 400 revoluciones por minuto. Doce mil células solares hacen las veces de fuente de energía. Con sus 64 metros de envergadura, Solar Impulse casi tiene el ancho de un Airbus A 340. Pero el Airbus tiene un peso promedio de 300 toneladas al despegar, mientras que el avión solar apenas pesa unos 1600 kilogramos, lo que significa que pesa poco más que un coche de gama media. Solar Impulse vuela a una velocidad de crucero promedio de 70 kilómetros por hora y alcanza una altura máxima de 8500 metros. En la primera versión se prescindirá de cualquier equipamiento de confort. Para protegerse del frío, los pilotos tendrán que utilizar la ropa apropiada.

Experiencia en el aire

Se realizaron varios vuelos de prueba: en abril de 2010 voló sobre Payerne, realizando un vuelo de 87 minutos y alcanzando una altura de 1.200 metros.
El jueves 8 de julio de 2010 el Solar Impulse estableció dos nuevos récords mundiales: el primero en número de horas, al volar durante 26 horas 9 minutos, lo que incluye una noche entera sin la ayuda de fuentes de energía externa; el segundo en altura, logrando un nuevo máximo para un avión sostenible, al alcanzar los 8.564 metros sobre el nivel del mar.
El viernes 13 de mayo de 2011, completó su primer vuelo internacional, recorriendo en 13 horas la distancia que separa los aeródromos de Duebendorf, en Suiza, y de Bruselas, en Bélgica.
En septiembre de 2013 realizó un vuelo entre San Francisco y Nueva york atravesando todo el ancho de Estados unidos.
El último reto propuesto es la culminación de una navegación circunterrestre. Este reto se ha empezado a preparar en el año 2012 con vistas a ser realizado en una fecha prevista, inicialmente para el año 2014, aunque las últimas estimaciones apuntan al año 2015.

Festo | Consultas

Descargar nota en PDF

 

Sin votos aún