Noticias | Adiós a Aurelio Casucci

 

Aurelio Casucci, quien fuera socio fundador de la Asociación Argentina de Control Automático -AADECA- falleció el pasado mes de septeimbre.

Desde Ingeniería Eléctrica, acompañamos a la Asociación en su dolor, y transcribimos las palabras que escribiera para él Jonás Paiuk, otro socio de renombre.
Gentilhombre; pionero; empresario; amigo fiel, honesto y honrado; visionario; firme creyente, y defensor de sus principios.
Corría la década de 1960 y AADECA iniciaba sus primeros pasos junto a la vieja Comisión de Control del IAP -Instituto Argentino de Petróleo, hoy IAPG- en su sede de la calle Maipú. Llegar a hoy en día con más de 600 socios, una hermosa y confortable sede en un lugar céntrico de la ciudad de Buenos Aires, organizando cada dos años congresos y simposios nacionales e internacionales sin interrupciones son logros que, tomando en cuenta los vaivenes a veces harto dramáticos de nuestra historia económica financiera, fueron y son posibles gracias a la existencia de seres extraordinarios como lo fue nuestro querido Aurelio.
Dice la tradición judía que el mundo se sostiene gracias a la existencia de 36 justos, cualidad que éstos ignoran. Creo que Aurelio fue uno de ellos. Su bonhomía, su amplia cultura nacida en su siempre mentada San Gimigniano (la ciudad de las torres), su compresión de lo que somos capaces correctamente motivados y apoyados, unido a sus convicciones de qué es lo que convenía y era positivo para la evolución de nuestra sociedad, fueron cualidades que fueron esenciales para poder llegar a lo que somos hoy en día.
Recuerdo con emoción las luchas que tuvimos que llevar adelante para conseguir el reconocimiento internacional en IFAC y las aprobaciones para llevar adelante simposios y reuniones. Sus reuniones. Sus conceptos e ideas, así como la inteligencia y firmeza con las cuales las defendía, fueron actitudes esenciales para poder sobrellevar todas las dificultades que fuimos enfrentando. Sus comienzos en el control, la instrumentación cuando neumática, fueron hitos en el avance de nuestra temática, así como su evolución posterior. Admiramos su persistencia y carácter para poder afrontar las dificultades propias de nuestra sociedad.
Nunca darse por vencido. Siempre enfrentar las situaciones confiando en nuestras capacidades, inteligencia y formación profesional.
Querido Aurelio, nos vas a faltar, esperamos que tu ejemplo de vida nos sirva de faro iluminador.

 

Descargar nota en PDF

 

Sin votos aún